Crónicas

Ingeniería para los sueños

Por: Alejandra Riveros

cronica 2

¡Llegó el gran día! Finalmente, ese jueves 4 de abril de 2019 recibiría aquel añorado diploma que oficialmente me convertiría en Ingeniera Biomédica egresada de la Universidad de los Andes. Dudo que mi yo de hace un poco más de 4 años pudiera dimensionar, si quiera, que algo tan grandioso ocurriría en mi vida. Me gradué del colegio Instituto Infantil y Juvenil en la localidad de Fontibón, Bogotá, en el año 2014 y resulté beneficiaria del programa Quiero Estudiar Escala de la Universidad. No obstante, también cumplía requisitos para el programa gubernamental Ser Pilo Paga, por lo cual escogí dicha opción para estudiar mi pregrado. Al momento de la elección de carrera me encontraba entre una ingeniería o ciencia exacta y una carrera más ligada a humanidades o participación ciudadana como Gobierno y Asuntos Públicos. Sin embargo, me decidí por Ingeniería Biomédica debido al amplio espectro de aplicaciones que esta disciplina conlleva, así como el aporte que diversas áreas del conocimiento brindan para el objetivo común: contribuir al mejoramiento de la salud y la calidad de vida.

Una vez ingresé a la Universidad ¡empezó el reto! Aunque inevitablemente temía por el aspecto social, rápidamente esos prejuicios fueron reemplazados por una perspectiva totalmente diferente y muy favorable tanto de mis compañeros y amigos, como de los profesores y administrativos. Me di cuenta que los logros serían completamente meritorios como consecuencia del nivel de responsabilidad, compromiso, esfuerzo, persistencia y talento y, no sólo por el contexto socioeconómico, aunque este último sí tendría su impacto. Frente a ello, quiero reconocer los grandes esfuerzos que hace la Universidad para brindar todo el apoyo necesario, del cual en ocasiones me vi beneficiada y presencié cómo ayudó a amigos y compañeros. Aunque no todos los momentos fueron fáciles y no tengo sólo memorias ideales de mi paso por el pregrado, puedo afirmar que estos 4 años fueron un compendio de experiencias increíbles que definitivamente tuvieron un rol decisivo en mi carácter y mi formación tanto profesional como personal.

En ese compendio de vivencias recopilo desde las materias que me hicieron dudar en múltiples ocasiones sobre si esto sí era lo mío, hasta las clases que me hicieron enamorar cada vez más de esta disciplina. Sin duda alguna, incluiré experiencias maravillosas como la oportunidad de representar, junto con mis amigas Sofi, Cami y Lu, al Departamento en el concurso de innovación en Ingeniería Biomédica Coulter College 2018 en Minneapolis, Minnesota. También, todo lo que el segundo programa con Ingeniería Mecánica que curso, ha aportado a mi formación y me ha ayudado enormemente a enfocar mis gustos y habilidades en Ingeniería. Igualmente, pude adelantar materias de la Opción en Políticas

Públicas y así no dejé de lado mi inclinación por dicha área. Adicionalmente, participé en el Coro de la Universidad, en capítulos estudiantiles y en grupos de participación los cuales dieron un buen balance a mi vida. En general, me siento muy agradecida por cada una de las anécdotas y aprendizajes que obtuve durante mi paso por el pregrado.

Quiero hacer un reconocimiento a esas personas que me aportaron en gran manera. A mis amigos más cercanos Manu, Andy, Sofi, Cami, Cris y Lu y a todos aquellos con los que no sólo compartimos momentos de tensión académica sino también de esparcimiento y diversión. Igualmente, a mis profesores, especialmente a Juan Carlos Briceño por ser un gran ejemplo no sólo como profesional sino también como persona. A Diana Gaitán por su orientación e indiscutible amabilidad y carisma. A Vivian Talero, Carolina Muñoz, Juan Carlos Cruz y David Bigio por despertar en mí, a través de sus clases y su trayectoria profesional, un gran interés por el área de biomateriales, ingeniería de tejidos e innovación en ingeniería biomédica. También a Mónica Cuellar por guiarme y forjarme continuamente y con paciencia, como investigadora y profesional. A mi familia como soporte inquebrantable y a Dios quien permitió todo esto.

Actualmente, continuo mis estudios de posgrado en la Universidad, soy asistente graduada del Departamento y participo en grupos de investigación relacionados con mis áreas de interés en Dinámica Cardiovascular, Biomateriales, Biomecánica y Estudios Clínicos. A futuro quiero continuar con mi formación académica y me proyecto como una gran investigadora de esta disciplina, sin dejar de lado el emprendimiento, la innovación, la participación en asuntos públicos y la docencia. Y fue así como esta grandiosa oportunidad determinó de manera contundente el rumbo de mi vida, mis proyectos y mis sueños. Tengo la firme convicción de la necesidad de sumar esfuerzos para que muchas más personas, como sucedió en mi caso, puedan acceder a educación superior de calidad, de modo que forjen con muchas más herramientas el rumbo de sus vidas, y consecuentemente de nuestro país ♥.

 

Otras crónicas

Retando la innovación, camino al BMS Coulter College